Untitled Document ...
Untitled Document
  Personajes Veracruzanos
 

NOMBRE

FECHA

Manuel Carpio 1791-1860


Vamos a hablar de Manuel Elogio Carpio Hernández, un hombre que fue médico, maestro, poeta, y que siempre se preocupó por ayudar a sus semejantes.

Manuel Carpio fue uno de los ocho hijos de don José Antonio Carpio y de doña Josefa Atanasia Hernández, y nació en Cosamaloapan el 1o. de marzo de 1791. Pero no creció allí, pues la escasez de oportunidades de trabajo obligó a sus padres a trasladarse a otro lugar, a Puebla, con sus hijos muy pequeños.

Una epidemia infecciosa hizo que Manuel quedara huérfano a los cuatro años; sin embargo, recibió una buena formación familiar que más tarde se completó en el Seminario Palafoxiano de la ciudad de Puebla, donde hizo estudios humanistas de teología, artes y letras, griego y latín. Más tarde, se dedicó a estudiar medicina, en medio de una gran pobreza y mediante muchos esfuerzos. Con la ayuda de algunos amigos, fundó la primera Academia Mexicana de Medicina. Cuando pudo ingresar a la universidad y titularse como médico, Manuel tenía cuarenta y un años y muchos planes para el futuro.

Se dedicó a dar consulta, casi siempre gratuita, y a dar clases de Fisiología y de Historia de las Ciencias en la Universidad Nacional, en la Ciudad de México, en donde vivió desde 1832 hasta su muerte. También enseño Anatomía a los pintores y aprendices de la Academia de San Carlos, sin cobrarles, aunque nunca fue muy rico, pues le importaba más el conocimiento que el dinero.

Con la finalidad de que toda la gente pudiera tener idea de las terapias mas sencillas, escribio el libro Medicina Doméstica, donde señalaba los cuidados de higiene que debemos tener, los primeros auxilios y como realizar cirugías pequeñas con lo que se tiene al alcance en el hogar. Manuel Carpio se educó bajo los valores de la religión cristiana, y esto se manifestó en dos dimensiones, su persona: por un lado, su profunda convicción religiosa hizo que el amor y la caridad fueran la regla de sus actos;y, por otro desarrolló en él a un escritor que en sus poesías buscó la perfección de la forma y la claridad en la expresión.

Los temas de sus proesías fueron principalmente dos: los pasajes de la Biblia (como La Anunciación, La Cena de Baltazar, La destrucción de Sodoma, y la nostalgia por la provinciana tierra natal, Cosamaloapan, en donde le llaman  El Cantor del Terruño. La letra de nuestro Himno Nacional, en parte se debe a él, no por que lo haya escrito, sino por que fue miembro del jurado que premió a Francisco González Bocanegra como ganador del concurso para la letra del himno, en 1854. Los otros jurados fueron Bernardo Couto y José Joaquín Pesado, también poetas y amigos de Carpio.

Tuvo cinco hijos en su matrimonio con doña Guadalupe Berruecos, con quien formó un hogar modesto y ejemplar. Cuando su esposa murió, empezó a quejarse de cegueras momentáneas y dolores de cabeza, indicios de que una grave enfermedad del cerebro lo aquejaba, minando, su inteligencia y su memoria, hasta llevarlo a la muerte, el 11 de febrero de 1860.

Manuel Carpio fue testigo de la lucha de México por la Independencia y de las intervenciones de EEUU. en nuestro país; también tuvo oportunidad de presenciar la formulación de la Constitución de 1857, y en todo momento apoyó las ideas de los caudillos mexicanos.



Colaboración de Dolores González Andrade